Después de las navidades y de disfrutar de las fiestas, la familia y la comida, algunos volvemos con unos kilos de mas que no tenemos muy claro como bajar. Hoy te ofrecemos unos consejillos para bajar de forma saludable ese peso y no pasar hambre ni tener que realizar dietas restrictivas.

  1. Beber al menos 3l de agua al día.

Consumir agua ayuda a que nuestro estomago no este vacío, lo que reduce considerablemente la sensación de hambre y por tanto la ingesta de alimentos.

  1. Comer huevos en el desayuno

Los huevos son una fuente de proteínas y grasas saludables muy completa. Consumir un huevo en el desayuno nos ayuda a evitar el hambre durante la mañana ya que las proteínas son de digestión lenta y las grasas nos ayudan a ir consumiendo energía lentamente y evitan la sensación de hambre y de necesidad de comer.

  1. Beber café solo o te.

El café o el te está repleto de antioxidantes y numerosas maneras de aportar a una buena salud. Además la cafeína puede elevar el metabolismo entre un 3 y un 11 % y la eliminación de grasas entre un 10 y un 2 %.

  1. Consumir menos carbohidratos refinados

Los alimentos que poseen carbohidratos refinados o simples se digieren muy rápido y aumentan la insulina en sangre provocando una sensación de hambre casi inmediata después de haberlos ingerido.

  1. Controlar porciones

Utilizar platos más pequeños, preparar solo la cantidad que se debe comer, o comer plato único. Son formas fáciles y eficientes de controlar la cantidad que debemos comer sin tener que pesar todo lo que comemos.

  1. Hacer ejercicio aeróbico

Los ejercicios aeróbicos no sólo queman calorías, sino que contribuyen a una mejor salud física y mental.

  1. Levantar pesas

Uno de los efectos colaterales malos de hacer dieta es que tiende a favorecer la pérdida de músculo y la desaceleración del metabolismo. Y la mejor manera de prevenir esto es realizar alguna clase de ejercicio de fuerza, como levantar pesas. Esto puede mantener el metabolismo alto y evitar la pérdida de masa muscular.

  1. Consumir más fibra

La fibra eleva la saciedad  y contienen muy pocas calorías y ayuda a controlar el peso a largo plazo.

  1. Dormir bien

El sueño a veces no se tiene en cuenta, pero es tan importante como comer saludable y ejercitarse. El mal sueño es uno de los principales factores de riesgo de la obesidad, ligado a un riesgo 89 % mayor en niños y 55 % más alto en adultos.

  1. No hacer dieta, sino comer saludablemente

La mayoría de las dietas restrictivas no funciona a largo plazo. Es mejor tener como meta convertirse en una persona más saludable, más en forma y más feliz. Focalizarse en nutrir el cuerpo en lugar de privarlo de cosas. Así, la pérdida de peso vendrá como un efecto secundario natural.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies