Los estiramientos son una parte fundamental del entrenamiento. Hay que tener en cuenta para que los hacemos: calentamiento, recuperación muscular o mejora de la flexibilidad. Y seguir el principio de No DOLOR.

Son necesarios para conseguir unos buenos resultados, prevenir lesiones y mejorar el rango de movilidad.

Como calentamiento

Realizaremos ejercicios de movilidad articular y estiramientos balísticos para calentar el músculo y mejorar la coordinación entre los agonistas y antagonistas.

Evitamos posibles lesiones y aumentamos la plasticidad muscular.

Hay que tener en cuenta que el estiramiento no debe llevarse a cabo con el músculo ‘frío’. Antes de proceder a estirar se debe realizar un calentamiento de al menos 10 o 15 minutos. Así evitaremos daños musculares o de fibras.

Como mejora de la flexibilidad

Trabajaremos series de ejercicios con repeticiones y con al menos 1 minuto por ejercicio para mejorar la elasticidad muscular.

Ejercicios suaves y progresivos que vayan relajando la musculatura y aumentando el rango de movimiento, así como reduciendo la tensión muscular.

Como recuperación después del ejercicio

Los estiramientos favorecen la circulación y reducen la tensión muscular. Son un nexo entre el esfuerzo físico y los momentos de inactividad posteriores a este.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies