El confinamiento es el gran enemigo de nuestra fuerza de voluntad.

Y el mayor causante de las visitas que realizamos a la nevera. El picoteo delante de la tele, vaciar una caja de bombones o devorar una tarrina de helado sin sentir hambre pueden ser síntomas de una adicción que causa sobrepeso y obesidad. Es importante detectarla y ponerle solución.

¿Cómo saber si el hambre emocional nos invade durante el confinamiento?

Observa si antes de sentir la necesidad de comer te invade algún sentimiento como aburrimiento, cólera, soledad, inseguridad… Si eso sucede es síntoma de que estás utilizando la comida como calmante de sentimientos negativos. Está demostrado que las grasas y los hidratos de carbono liberan opioides en nuestro cerebro. Romper este hábito es como dejar una droga.

Características del hambre emocional:

  • Sientes un hambre repentina y urgente.
  • Generalmente deseas hidratos de carbono y/o grasas. Aunque te sientes lleno, no paras de comer.
  • Su ingesta te genera culpa, vergüenza, tristeza…

¿Cómo combatir el hambre emocional?

La práctica de la alimentación consciente te puede ayudar a detectar el hambre emocional. · Cambia esa rutina dañina por una saludable: Respira hondo, medita, llama a un amigo o familiar y cuéntale qué sientes, práctica deporte… Sigue entrenando con nosotros en  #AQUABODYHOME.

Porque no hay nada más fuerte que tu motivación y tus ganas de cambiar. Sólo tienes que recordarlo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies